martes, 25 de marzo de 2008

El mondadientes

     Retirado. Pueden encontralo en Cosas que nunca confesé a nadie.

2 comentarios:

Esther dijo...

Boris, qué hermoso este micro. El mondadientes, allí, en el bolsillo... algo tan simple, tan sencillo, tan descartable... pero no lo es, es un mundo, toda la infancia, el recuerdo de quien ya no está. A veces, hasta un simple mondadientes puede hacer que recuperemos el pasado con tanta fuerza como si fuera el presente, el hoy.

Me gustó mucho, compañero. Mucho.

Un abrazo,
Esther

Boris Rudeiko dijo...

Hola, Esther,
Gracias por pasarte y dejar ese comentario. Es cierto, un simple mondadientes puede hacernos evocar el pasado con mucha fuerza.
Un abrazo,
Boris.