jueves, 21 de enero de 2010

Un mensaje inoportuno

He leído en EL PAÍS que su eminencia el nuevo obispo de San Sebastián asegura que existen males mayores que los que están sufriendo los habitantes de Haití como, por ejemplo, la concepción materialista de la vida y nuestra pobreza de espíritu. Por eso su eminencia, en lugar de acudir a la isla a consolar a los heridos, enterrar a los muertos o rezar por los vivos, prefiere dedicar sus esfuerzos a “defender la vida” y aconsejar a los políticos que apoyan la reforma de la ley del aborto de Zapatero que no acudan a comulgar a las iglesias. Hay ocasiones en las que es mejor estar callado para no parecer insensible, señor obispo.

Manuel Navarro Seva. Madrid
Publicada en ELPAIS.com el 15 de enero de 2010

6 comentarios:

Turkesa dijo...

¡Vaya con el obispo! No me sorprende te digo, y debo contenerme MUCHO para no dejar un comentario impropio.
Que este hombre haga votos de silencio aunque más no sea. O capaz que necesita un exorcismo. Pareciera poseído, ¿no? Por la insensibilidad que exhibe, digo; y no precisamente como miembro de una institución que se supone al servicio de los abandonados y parias del mundo y que bajo esa etiqueta es -y ha sido- responsable de las peores aberraciones, sino como ser viviente (no me atrevo a calificarlo de humano). En fin... No debiera... ¡Bah!
Mis respetos, Boris. Bien por no dejar pasar estas barbaries.

Boris Rudeiko dijo...

Hola, Turkesa,
La carta que escribí en caliente, luego de leer las declaraciones del obispo, era mucho más dura.
Ha habido un rechazo en la mayoría de los medios de mi país. El obispo se disculpó diciendo que habían malinterpretado sus palabras, que él hablaba desde un punto de vista teológico, con lo cual la cagó todavía más. En fin, supongo que no toda la plana mayor de la Iglesia es así. Pero algunos no viven en este mundo, puede que sean divinos.
Gracias por tu comentario.
Besos,
Boris.

Jesús García dijo...

Boris permíteme una oración. “Señor inspíra conocimiento a quien conocimiento quiere enseñar, líbranos de todo mal y de algunos también.”
Que desgracia para la humanidad. La de Haití también.
Un saludo
Jesús

Boris Rudeiko dijo...

Jesús García, gracias por pasar y dejar tu opinión.
Un saludo,
Boris.

Esther dijo...

Caramba.

Caramba.

Es cierto que no sé nada de teología, pero, en mi humilde ignorancia, creo que el Cristo no se murió crucificado para defender tal escala de valores.

Boris Rudeiko dijo...

Tampoco yo sé nada de teología, pero hay cosas que nos chirrían y esas declaraciones me parecieron fuera de lugar.
Gracias Esther.
Besos,
Boris.