domingo, 30 de octubre de 2011

El fracaso escolar

Ana Mato ha dicho que en Andalucía “los niños están en el suelo en las aulas”, basándose en una foto publicada por un periódico malagueño en la que los escolares están sentados en el suelo no porque no tengan pupitres, sino, como han explicado el director del colegio de la foto y la consejera de la Presidencia andaluza, porque su maestra lo consideró conveniente para llevar a cabo una actividad escolar. Con este tipo de afirmaciones Ana Mato pretende atacar, una vez más, la enseñanza pública andaluza, desprestigiar al partido que gobierna en esa comunidad y justificar, por comparación, los recortes en Educación que se han llevado a cabo por la crisis en comunidades autónomas afines al PP, como Madrid, Castilla la Mancha, Galicia o Navarra, pero lo que consigue es desprestigiar al partido que representa y a ella misma, al utilizar anécdotas en lugar de argumentos.

España, junto con Portugal, está en el segundo puesto por la cola en fracaso escolar, con un 31,2% de jóvenes que abandonan los estudios después de la enseñanza obligatoria (14,4% es la media europea).

Díganos cómo piensan ustedes mejorar esta dramática cifra, que afectará en el futuro no solo a los jóvenes sin preparación para encontrar trabajo, sino también al Estado español que se verá obligado a pagar mayores subsidios por desempleo. Reducir el presupuesto en Educación, no parece que sea el camino más adecuado.

Manuel Navarro Seva. Madrid
Publicada en EL PAÍS el 29.10.2011

3 comentarios:

Esther dijo...

Anécdotas y no argumentos e ideas, un mal internacional.

¿Reducir el presupuesto en educación? No solo no es el camino más adecuado, es uno de los más inadecuados.

Comparto la indignación, Boris, ¡cómo no hacerlo!

Un abrazo,
Esther

Boris Rudeiko dijo...

Esther,
Es indignante lo que está ocurriendo en mi país y en muchos otros del entorno con los recortes económicos en los presupuestos y gastos del Estado. Ha habido mucho derroche, pero reducir en Educación debería ser lo último.
Veremos si salimos de esta.
Gracias y un abrazo,
Boris.

Anónimo dijo...

Es cierto que el presupuesto influye en la calidad de la educación, pero es uno entre los múltiples factores que influyen en los resultados. Otros son la actitud de los padres, profesores, y la sociedad en general que hoy ha perdido el norte y no tiene claro cuales son sus valores. El Dios supremo parece ser la subvención el Estado, que nos lo pongan facil. Conocemos bien nuestros derechos en una sociedad derrochadora. ¿Conocemos nuestros deberes y el valor del esfuerzo?