lunes, 21 de enero de 2013

Reseña de La última vuelta del scaife. De Mercedes Pinto Maldonado

Sinopsis (descripción del producto en Amazon):
La última vuelta del scaife relata la dilatada y escabrosa vida de un judío que huye de Alemania a los diecinueve años empujado por un amor imposible. El día que se despidió de su maestro en el puerto de Hamburgo no imaginaba cuán largo y complicado sería su viaje.
Educado en un ambiente judío ortodoxo, Josué necesitará sobrevivir a las situaciones más extremas como garimpeiro en África del Sudoeste para comprender que, más allá de culturas y religiones, existe el valor de la amistad. Kuaima, un nativo himba huido de la tiranía de su colono, y Carlos, un diplomático español que ha escapado del absolutismo religioso de su esposa, serán los amigos que le acompañarán.
Abandonará a su familia en los peores momentos, traicionará a sus amigos, olvidará sus raíces y su Dios. Y todo por un valioso diamante que no sabe si podrá entregar al fin.
La última vuelta del scaife es la historia de tres hombres de países y culturas diferentes destinados a encontrarse muy lejos de sus orígenes y a vivir una gran amistad.

La historia comienza así: «Me llamo Josué, hijo de Aarón y Sara, los seres más honrados que he conocido jamás». Un inicio que me recuerda uno de los mejores comienzos de novela de la historia: «Llamadme Ismael. Hace años, no importa cuántos exactamente…» Y a partir de este primer capítulo, que es una reflexión de Josué sobre lo que ha sido su vida, ya no podemos dejar de leer esta interesante y entretenida novela, que, como se indica en la sinopsis, es la historia de tres hombres: Josué, un judío que deja su mundo en busca de fortuna con que poder regresar y casarse con su amada Abigail; Carlos Ladrón de Guevara, diplomático, un personaje español, de Granada, entrañable y sabio, que habla por los codos, “incluso durmiendo”, como dice Josué, y que ama la vida, disfruta de sus placeres y huye de su “santa” esposa para hacer un viaje hacia el África “prometida”; y, por último, Kuaima, esclavo de raza negra, que huye con su familia de la injusticia y el maltrato al que es sometido por su propio padre y dueño. Son tres personajes inolvidables.
Los tres protagonistas principales se encuentran en su camino hacia la búsqueda de fortuna y viven una estrecha amistad, pese a sus diferencias de cultura y religión. La autora ha sabido transmitir esa impronta personal a cada uno, que se refleja a través de sus diálogos y de la propia narración de Josué, que, exceptuando algunas incursiones de un narrador externo, es quien cuenta toda la historia.
A lo largo de la narración nos encontramos también con personajes secundarios, no menos interesantes, algunos entrañables, otros viles y despreciables, con sus propias historias, amenas y bien contadas por la autora, como los padres de Josué, sus abuelos maternos, Jeremías, Abigail, Samuel, el padre Marcus, Frank, el capitán Fischer, Henry, Simbara, Oaseb, Huma, Juan, Mary, Leal, Teresa…, que nos hacen pasar momentos inolvidables durante una lectura placentera y conmovedora.
Hay novelas que dejamos de leer antes de llegar al final. Otras que una vez leídas las olvidamos al momento, también las que resultan difíciles de leer porque el autor las escribió con un lenguaje enmarañado, confuso, lleno de “codos” y “rodillas” que te incitan a abandonar. La última vuelta del scaife no es una de esas, es  no solo una novela interesantísima, de las que uno disfruta, de las que nos duele terminar, sino también de las que una vez leídas se recuerdan, por sus historias que emocionan, por sus personajes, que palpitan con sus pasiones, sus ambiciones, sus carencias, sus temores, sus traiciones…, y porque está bien escrita. Mercedes Pinto Maldonado utiliza un lenguaje sencillo, que no simple, y eso se agradece.
Además, se nota que la autora se ha documentado ampliamente sobre las costumbres judías, sus leyes y ritos; sobre las gemas, herramientas y el trabajo asociado a la obtención de los diamantes; sobre los garimperios o buscadores de estos valiosos minerales; sobre el ámbito histórico de guerras y entreguerras en que se desarrolla la novela; sobre las costumbres de los pueblos indígenas de África. Proporciona para facilitar la lectura un glosario de términos que utiliza en la narración en relación con el judaísmo, los diamantes, su búsqueda y tratamiento, las costumbres de los pueblos indígenas de África, la Historia…

He conocido a Mercedes Pinto Maldondo hace unos meses en las redes sociales. Enseguida me llamó la atención por sus reflexiones y citas, por sus respuestas a los compañeros escritores que intentamos abrirnos camino en este difícil mundo de la escritura. Sus libros (Maldita, Pretérito imperfecto, El talento de nano, La última vuelta del scaife) no pasan desapercibidos en las listas de Amazon, sino todo lo contrario.
Mercedes es, a mi juicio, una de las escritoras que destaca, una escritora a la que hay que seguir y cuyos libros, leer.

En fin, La última vuelta del sacaife es una novela que merece ser leída. Es una novela que deja huella. Una novela con alma. Nadie se arrepentirá de leerla. Así que yo me permito recomendarla sin reservas.

Puede adquirirse en Amazon.

2 comentarios:

Mercedes Gallego dijo...

Total acuerdo sobre lo que dices en la reseña. Es un libro precioso que sigues recordando a los largo del tiempo. Yo lo leí este verano y, por suerte, con muchas horas por delante para poder dedicárselas, porque me temo que se las hubiera robado al sueño. Es una suerte compartir grupo con una autora de su categoría.
He leído todos sus lib ros excepto El talento de Nano. Algún día lo haré, pero tengo una lista de espera enorme.

Boris Rudeiko dijo...

Desde luego, Mercedes Gallego, me siento afortunado por compartir redes sociales con ella y contigo. Los autores indies tenemos que ayudarnos, pero en el caso de Mercedes Pinto más que ayuda, es de justicia reconocer sus méritos.
Besos.
Manuel