miércoles, 2 de abril de 2014

Una brecha muy grande

En ese instante, todos supimos que jamás volveríamos a vernos. Habíamos estado achicando el agua, pero la brecha era demasiado grande. Me dejé llevar por la corriente fría. Algunos conseguimos llegar a tierra. Aterido, me senté en la arena abrazando mis rodillas. Pensé que iba a morir y me acordé de mi mujer y de mi pequeño. Estaban a salvo en la aldea. A la mañana siguiente un hombre me despertó, me cubrió con una manta y me dio agua. Los demás estaban muertos.


©Manuel Navarro Seva

6 comentarios:

Mayte F. Uceda dijo...

Lamentablemente, el pan nuestro de cada día, Manuel. Me ha gustado mucho.

Boris Rudeiko dijo...

Un tema de difícil solución. Pero muy importante. Gracias, Mayte.

Josep Capsir dijo...

Tan triste como actual, desgraciadamente. Lo más triste es que cuando consiguen llegar a tierra firme les esperan con escopetas y pelotas de goma.

Boris Rudeiko dijo...

Así es, Josep. Tiene que haber solución. Gracias por pasar.

Heberto Gamero dijo...

Hola, Manuel. Buen minicuento, te deja el sabor amargo de lo inevitable.
Tengo un cuento que se llama Kunto, lo escribí hace unos cuatro años en Madrid, acababa de ocurrir uno de esos desastres y las noticias no hablaban de otra cosa. Te lo enviaré a tu correo.
Abrazos

Boris Rudeiko dijo...

Gracias, Heberto. Será un placer leer tu cuento. Abrazos.