lunes, 14 de julio de 2014

Notas sobre San Petersburgo (VII). Los palacios de verano (II)

Sárskoye Seló (Villa de los zares, hoy ciudad de Pushkin)

Es un conjunto de palacios y parques, residencia de verano de la familia real rusa, situado en la ciudad de Pushkin, a 24 km al sureste de San Petersburgo.     

Todo el conjunto y el centro histórico de Pushkin fueron declarados por la UNESCO patrimonio de la humanidad.


Vista de la capilla real desde la calle de las tiendas (foto de Manuel Navarro)

El palacio de Catalina o de Pushkin, nombres con los que también se conoce, fue mandado construir por Catalina I, esposa de Pedro I, en 1717. Su hija Isabel Petrovna mandó reconstruirlo y ampliarlo en 1752. Bartolomé Rastrelli, italiano mucho más popular en Rusia que en su país de origen, fue uno de los arquitectos que lo reemplazaron por un edificio mucho más grande, en estilo rococó ruso. La fachada en azul, blanco y dorado mide algo más de 300 metros, en ella destacan sus capiteles, frisos dorados y atlantes.
En el interior cabe mencionar: la Escalinata de Honor, adornada con jarrones chinos y japoneses y una alfombra roja, la Gran Sala con numerosos espejos, obra de Rastrelli, el Comedor de Gala y la Cámara de Ámbar, única en el mundo.

Cuando Catalina II accedió al trono hizo algunas reformas y mandó construir en el parque varios pabellones, auténticos palacios tales como el Pabellón de Ágata, la Casa de los Baños, el Pabellón de la Gruta, el Pabellón del Baño Turco y la Galería Cameron (arquitecto escocés contratado por la zarina). 

Vista de la fachada y entrada antigua principal del Palacio (foto de Manuel Navarro) 

Comedor de gala o de los Caballeros (foto de Manuel Navarro) 

Sala de Baile o de los espejos (foto de Manuel Navarro)

Cámara de ámbar (foto de dominio público) 
Durante la II Guerra Mundial la ciudad de Leningrado (hoy San Petersburgo) sufrió un terrible sitio. Las tropas del ejército alemán ocuparon los palacios de Sarstkoye Seló y los saquearon y destruyeron como hicieran con Peterhof. La Cámara de Ámbar, que fue un regalo de Federico Guillermo I de Prusia a Pedro I en 1716, fue totalmente desmontada y llevada a Alemania, donde desapareció en manos privadas.

Todo el palacio fue reconstruido siguiendo los planos y documentos originales. La citada Cámara de Ámbar se rehizo mediante fondos de empresas alemanas. Fue inaugurada durante el tricentésimo aniversario de San Petersburgo. Para restaurarla orfebres rusos necesitaron 24 años de trabajo, 11 millones de dólares y 8 toneladas de ámbar.  

Isabel I. Reproducción del traje en papel (foto de Manuel Navarro) 

Detalles de una de las salas (foto Manuel Navarro)

Pabellón de los Baños (foto de Manuel Navarro)

Fachada posterior (licencia CC, foto de A. Florstein)

Vista posterior del palacio desde los jardines (foto de Manuel Navarro) 
Fue también Catalina II quien mandó construir al arquitecto Quarenghi el Palacio de Alejandro, en Pushkin, para la boda de su nieto más querido, Alexander Pavlovich, futuro zar Alejandro I. Este palacio fue la residencia favorita del último zar Nicolás II y su familia. Este palacio está al lado del palacio de Catalina y su visita puede durar una hora. 

Palacio de Alejandro en Pushkin (licencia CC, foto de A. Florstein)
Datos prácticos. La visita al palacio de Catalina lleva unas cuatro horas, teniendo en cuenta las esperas, más una hora de viaje ida y vuelta en autobús. A veces la entrada al palacio se demora hasta una hora debido a la gran afluencia de público, lo que resta tiempo para la vista final del parque y pabellones exteriores. Ya se sabe, las visitas guiadas tienen un horario inflexible.

Se puede combinar la visita al palacio de Catalina con la del palacio de Pablo, exresidencia de Pablo I, hijo de Catalina la Grande. Este palacio está situado a 7 km del anterior.

Se puede ir en tren desde la estación Vitebski de San petersburgo, pero en temporada alta es difícil conseguir las entradas al palacio. 

2 comentarios:

Jesús García dijo...

Es todo precioso. La verdad es que me gustaría verlo, y ahora con tus indicaciones San Petersburgo será más fácil de ver.

Saludos

Boris Rudeiko dijo...

Jesús, gracias por pasar y dejar tu comentario. Esta ciudad es impresionante, si puedes ve a verla.
Saludos.