domingo, 31 de agosto de 2014

Notas sobre San Petersburgo (XI). Teatros y auditorios

Los amantes de la música clásica, la ópera o el ballet encontrarán en San Petersburgo una magnífica oferta, en especial, durante la temporada alta, que coincide con el periodo de las Noches Blancas. Basta echar una ojeada a la programación que ofrecen los grandes teatros y auditorios. Hay mucho de que disfrutar en esta ciudad y poco tiempo si el viaje dura poco, como suele ocurrir, pero reservar una tarde o dos para acudir a una ópera o ballet en el Mariinsky, un concierto en el Mariinsky II, en la espectacular Sala Grande de la Filarmónica, en el Teatro del Hermitage, en el Alexandrinsky o en el Mijailovsky (antes Mussorgsky), merece la pena. Los precios de las localidades son aún asequibles en comparación con otras ciudades europeas.

Veamos con brevedad cada uno de los teatros mencionados.

El Mariinsky (edificio antiguo) 

Es uno de los más antiguos de Rusia (fue inaugurado en 1860 con la ópera de Glinka Una vida por el zar), y el más famoso fuera de las fronteras de la Federación. Está situado en la plaza del Teatro (Teatralskaya ploschad), enfrente del Conservatorio y muy cerca de la iglesia de San Nicolás de los Marinos.
Durante la época soviética se llamó Teatro Kirov y con ese nombre se conoce aún a su compañía de ballet el Kirov.
En este teatro se estrenaron numerosas óperas y ballets considerados obras maestras. Por citar solo algunos ejemplos: Borís Godunov de Mussorgsky o El lago de los cisnes y el Cascanueces de Tchaikovski, así como obras de autores europeos tales como Verdi o Wagner.
La sala del teatro es magnífica y dispone de una acústica excelente, pero las localidades no son cómodas. Cuatro horas de Aída en el palco central con visibilidad reducida, dependiendo de quien se siente delante, y sillas incómodas no son recomendables para la espalda.
XXII  festival ( 28 de mayo - 31 de julio) de las Noches Blancas (foto de Manuel Navarro)

Interior del Teatro Mariinsky (foto de Manuel navarro)

Esperando el comienzo de Aída (foto de Juana Vidal) 


 Fachada del histórico Teatro Mariinsky (Wikipedia, licencia cc, foto de A. Savin)
Canal que separa ambos edificios, el antiguo y el nuevo (foto de Manuel Navarro)


El Mariinsky II (edificio nuevo)

En el año 2013 se inauguró el nuevo Mariinsky, un teatro moderno con una espléndida sala de conciertos en forma de herradura y capacidad para 2000 personas: está junto al teatro antiguo, separado de este por un estrecho canal. El aspecto exterior es modernista, construido con piedra y cristales, y el interior está adornado de mármol, piedra ónyx de color miel y lámparas de diseño. El conjunto resulta algo frío pero es luminoso y elegante. La sala de conciertos tiene una buena acústica.
Disfruté de la novena de Beethoven acomodado en uno asiento cómodo y un ambiente festivo, aunque la sala no estaba llena.
A la gala de inauguración acudió Putin y artistas como Plácido Domingo entre otros.

Escenario del Mariinsky II (foto de Manuel Navarro)
Vista interior del Mariinsky II (foto de Manuel Navarro)


Salas de la Filarmónica de San Petersburgo

La Filarmónica dispone de dos salas de conciertos: La Sala Grande (Bolshoy Hall) situada en la calle Mijailovskaya, 2, en la plaza de las Artes, y la Sala Pequeña, en la avenida Nevsky.
La Sala Grande está considerada como una de las mejores salas de conciertos de Europa. Su acústica es perfecta y su interior, elegante y de una belleza incomparable. Tiene capacidad para 1500 personas y está adornada de grandes columnas blancas y un conjunto de lámparas que impresionan.
En ella han actuado numerosos artistas de renombre mundial como Lizst, Berlioz, Wagner, Mahler, Rubistein, por citar solo algunos. Y se han estrenado obras de la tradición rusa de compositores como Tchaikovsky, Borodin, Mussorgsky entre otros.

Solo ver la Sala Grande ya es un espectáculo inolvidable.

Sala Grande de la Filarmónica (licencia CC, foto de leiter's blues)



El Teatro del Hermitage

Ocupa uno de los cinco edificios del complejo del Hermitage. Es un teatro pequeño (dispone de solo ocho filas en herradura) pero espléndido y muy hermoso, decorado con mármoles y columnas clásicas. Fue construído entre 1783 y 1787 por Giacomo Quarenghi por mandato de Catalina II. Está comunicado con los edificios del Hermitage por un arco techado sobre el canal de Invierno. En la actualidad se siguen ofreciendo obras teatrales, conciertos y ballets. Está situado en el malecón de los Palacios, 34.

Teatro Hermitage (licencia CC, foto de Farsa Mag) 

 El Teatro Alexandrinsky

Fue construido por el arquitecto Carlo Rossi en estilo neoclásico, entre 1828 y 1832 para la compañía de teatro imperial de San Petersburgo e inaugurado en agosto de 1832. Está situado en la plaza Alexandrinsky (hoy plaza Ostróskogo), en la avenida Nevsky.
En el año 2006 fue restaurado y las instalaciones interiores modernizadas.
Durante la temporada de verano, cuando la compañía de teatro está de gira, su escenario se utiliza para los ballets clásicos rusos presentados por las mejores compañías de ballet de San Petersburgo. En este magnífico teatro se pueden ver los ballets más famosos como El lago de los cisnes, Giselle, La bella durmiente o Cascanueces.


Fachada del teatro Alexandrinsky (licencia CC, foto de Florstein) 

Plaza Ostróskogo, al fondo el teatro Alexandrinsky (foto de Manuel Navarro) 


El teatro Mijailovsky 

Es uno de los más antiguos teatros de ópera y ballet de Rusia. Está situado en un edificio histórico del Barrio de las Artes, muy cerca del museo Ruso. Antes se llamó teatro Mussorgsky y en él se representaban las óperas en ruso a precios muy asequibles (hablo de los años 2002 y 2003).
Desde el 2011 el director artístico del renovado Mijailovsky Ballet es el famoso coreógrafo español Nacho Duato.

Teatro Mijailovsky (licencia CC, foto de A. Savin)








2 comentarios:

Montse de Paz dijo...

Boris, qué estupenda entrada. Qué lujo de teatros y palacios... Me alegro que pudieras disfrutarlos.

Boris Rudeiko dijo...

Muchas gracias, Montse.