sábado, 8 de noviembre de 2014

Píldoras ortotipográficas (II). Qué o que

En ocasiones nos encontramos con la duda de si debemos escribir que con tilde o sin tilde.
En esta segunda píldora intentaré aclarar ese dilema utilizando la abundante información que existe al respecto, en especial, el DPD (Diccionario Panhispánico de Dudas) y un truco.

Qué es palabra tónica y puede ser pronombre interrogativo/exclamativo, adjetivo interrogativo/exclamativo o adverbio interrogativo/exclamativo.

Pronombre interrogativo/exclamativo
Ejemplos (DPD):
¿Qué te ha pasado?
¡Qué me va usted a decir, si soy yo quien le aguanta! (O lo aguanta).
Ahora entiendo por qué aceptaste acostarte con Arturo.
¿Sabes una cosa? ¿Qué?
—Germán, esto no funciona. ¿El qué?  (No debe usarse el artículo neutro LO QUÉ)
¡Qué de risitas y de guiños tuviste que soportar! (Seguido de la preposición de).
¿A qué te dedicas, Juanito? [...] —Hace seis meses que me arruiné en el campo, y no tengo qué hacer. (Seguido de verbo haber o tener).
No había qué comer, para variar, pero teníamos dignidad.

Este uso no debe confundirse con las perífrasis verbales haber que o tener que seguidas de infinitivo, que expresan necesidad u obligación, en las que que es conjunción átona que debe escribirse sin tilde. Por ejemplo: «No tienes que hacer nada»; «A él no le gustaba la tragonería, pero había que comer».

2. Adjetivo interrogativo/exclamativo (seguido de sustantivo) 
Ejemplos (DPD):
¿Qué documento necesita?
Qué mujer tan extraordinaria.
No se podía saber en qué lío estaba metida.
¡Y mire qué flores más lindas!

3. Adverbio interrogativo/exclamativo (seguido de adjetivo u otro adverbio)
Ejemplos (DPD):
¿Qué te importa ya eso?
¡Qué guapo estás!
¡Qué bien jugaste, mamá! 

Que es palabra átona y puede ser pronombre relativo o conjunción. 
Introduce oraciones independientes que expresan diversos matices, entre los que cabe destacar los siguientes (DPD):
Advertencia: 
¿Qué haces ahí arriba? ¡Que te vas a caer!
Queja o lamentación: 
¡Que me pase esto a mí, a mis años!
Deseo: 
¡Que te vaya bien, Doroteo!
Asombro, generalmente en oraciones interrogativas:
¿Que no quiere gas? ¿Pues qué quiere?
Resumen de lo oído o de lo enunciado con anterioridad: 
O sea, que eres feliz.
Vamos, que no existe educación musical
Hipótesis, generalmente en oraciones interrogativas, con sentido equivalente a si:
¿Que no llegamos a tiempo? [= si no llegamos a tiempo] Pues nos volvemos.
Precedido de la preposición a, manifiesta convencimiento sobre lo que se expresa a continuación:
¿A que es preciosa?
A que te fusilan encima, idiota.
También se usa para incitar o retar al interlocutor a realizar una acción:
¡A que no me alcanzas, Scaramouche!

Un truco para saber si que no debe llevar tilde en las oraciones interrogativas es si podemos responder a la pregunta con un  o un no.  
—¿Que no quiere gas? —No.
—¿A que es preciosa? —Sí.

Otra manera de reconocer si la palabra que debe o no llevar tilde es prestando atención al modo en que la pronunciamos.

©Manuel Navarro Seva


Madrid, 8 de noviembre de 2014 

4 comentarios:

Cita Franco dijo...

No sabes lo que te agradezco estas publicaciones, Manuel. Lo comparto.
Abrazos.
Cita

Manuel Navarro Seva dijo...

Gracias a ti, Cita.

Jesús García dijo...

Que sepas que me estoy guardando tus píldoras.
Un saludo

Manuel Navarro Seva dijo...

Espero que te sean de utilidad, Jesús.
El repasar estas cosas nunca está de más, ¿verdad?
Un saludo.