jueves, 6 de marzo de 2008

Inmigración y votos

A mi madre, de 86 años, la cuida una mujer ecuatoriana. Mi hija mayor está embarazada, y cuando tenga el bebé y concluya su permiso de maternidad, recurrirá a una extranjera para que lo cuide. Tal vez yo mismo tenga que contratar en el futuro a un inmigrante que se ocupe de mí, de mi mujer o de mi hijo discapacitado.

Quizás muchos de los políticos que añoran al eficiente camarero español, que amenazan con el colapso de los servicios públicos, con la merma de nuestros derechos, utilicen a personas inmigrantes mal pagadas y a veces sin papeles para que limpien lo suyo. Pero, eso sí, a la hora de buscar votos, todo vale. Y el procedimiento consiste en, primero, crear el miedo confundiendo inmigración con delincuencia; luego, proponer un contrato de integración que no sirve para nada y, por último, declarar mano dura contra el inmigrante.

¿Qué ocurriría si estas personas tuvieran derecho al voto? Pues, sencillamente, que el señor Rajoy y compañía cambiarían su discurso porque lo importante para el señor Rajoy es conseguir ganar las elecciones, arañar votos como sea.

No estaría de más que Rajoy contara a los españoles, en el próximo debate del 3 de marzo, qué quiere decir cuando dice que será implacable con la inmigración. Que lo explique, por favor.

Manuel Navarro Seva. Madrid
Publicada en el diario PÚBLICO el 1 de marzo de 2008

4 comentarios:

ñam dijo...

Y aquí me has tocado el tema, querido. Yo me pregunto como este señor --tan gallego, tan emigrante-- se sale con un discurso de esta clase sin que la cara se le caiga al instante. No dice nada de lo que aportan los inmigrantes a este país, eso siempre se le olvida comentarlo, qué curioso, y se sale con, por ejemplo, el contrato ese que, en fin, me ruboriza de tan memo y tan manipulador. Y peligroso, e injusto, e irresponsable y un largo etc. Sólo por hacer una apuesta como esa debería quedarse con la mitad de escaños que ahora.

Boris Rudeiko dijo...

Hola, ñam,
Un porcentaje muy alto de la población española tiene miedo a los inmigrantes, por eso el PP intenta sacar tajada electoral de ello.
Es de justicia reconocer la aportación de la inmigración a nuestro país.
El discurso del PP sobre este tema es inmoral, peligroso, porque crea miedo y rechazo a las personas que vienen aquí a ganarse la vida.
Y eso del contrato para la integración es una gran tontería, en opinión de mucha gente.
Un abrazo, Boris.

Anónimo dijo...

Me suena conocida la situación, Boris, eso pasa aquí también en USA. El mundo es el mismo, gira y gira y vuelve a caer en lo mismo.


Alma

Boris Rudeiko dijo...

Sí, Alma, el tema de la inmigración es universal. Algunos partidos políticos crean el miedo al inmigrante para satisfacer a sus votantes.
Un cordial saludo,
Boris.