sábado, 22 de febrero de 2014

Zumo de limón

Mi padre solía afeitarse con una navaja de barbero. Lo recuerdo, con la camiseta blanca de tirantes, en el cuarto de baño, afilando la navaja en una correa de cuero y enjabonándose la cara con la brocha empapada de espuma blanca de jabón. Después de cada pasada limpiaba la hoja en un trozo de papel de periódico. Cuando terminaba, se masajeaba la cara con zumo de limón.
El día que murió, cuando llegué a la casa, mi madre me pidió que lo afeitara. Cogí su brocha, su jabón y su navaja de barbero. Cuando terminé, le pedí a mi madre que me trajera un limón.

©Manuel Navarro Seva


5 comentarios:

San dijo...

Manuel tus microrelatos son fantásticos no me extraña que fuese seleccionado en más de una ocasión y leido por Millás, es todo un placer seguir tus textos. Ya tengo tu último libro, cuando lo lea te diré.
Un abrazo.

Manuel Navarro Seva dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Manuel Navarro Seva dijo...

Gracias, San. Me alegra mucho que te gusten. Gracias también por comprar mi último libro. Espero que te guste y te sorprenda. Un abrazo.
PS.: Lo olvidaba. Me gustó tu guerrero Sioux. Dejé un comentario.

ANTONIO LARROSA dijo...

Hola , eres muy bueno contando cuentos breves Yo solo escribí uno que decia La princesa está triste ¿Que tendrá la princesa? ¿No lo sabes? es que el principe le salió rana. Antoniolarrosa.com

Manuel Navarro Seva dijo...

Muchas gracias, Antonio, por dejar tu opinión.
Un saludo.